Inglés

Cómo convertirse en un mejor fanático del póquer

El fanfarronear es una parte esencial del póquer. Muchos jugadores dicen que si nunca haces un farol mientras juegas al póquer, lo estás haciendo mal y te estás perdiendo una parte crucial del juego. Si evita los faroles, se volverá demasiado predecible para otros jugadores y pronto comenzará a perder dinero. Por lo tanto, es importante fanfarronear de vez en cuando. Tus oponentes deben saber que eres capaz de farolear y tener eso en cuenta cuando te enfrentes a ti. Por supuesto, hay un “campo” de personas que odian los faroles y viven de acuerdo con la regla “lo estricto es lo correcto”. En otras palabras, creen que solo debes jugar tus manos fuertes. Aunque este enfoque puede funcionar en juegos suaves contra aficionados, estarás condenado en una alineación más seria.

El fanfarronear es una herramienta muy útil. Pero el fino arte del farol es una habilidad bastante difícil de dominar. Incluso si crees que ya eres bueno en los faroles, siempre habrá cosas que puedas mejorar. Por esta razón, hemos decidido compilar una lista de consejos que pueden ayudarlo a convertirse en un mejor fanfarrón del póquer. Por supuesto, no te convertirás en un maestro de la noche a la mañana, ya que requiere mucha práctica y dedicación. Sin embargo, estos consejos sin duda te ayudarán a mejorar en los faroles y te pondrán en el camino correcto en el aprendizaje.

1. No pienses en el dinero

Cuando juegas al póquer, es esencial pensar en tu presupuesto en términos de fichas y ciegas en lugar de dinero en efectivo del mundo real. Por supuesto, es más fácil configurarlo que hacerlo, sin embargo, es una técnica muy útil que lo convertirá en un mejor fanfarrón.

Veamos un ejemplo. Estás en un juego de póquer con apuestas de $ 2 / $ 5. Si desea apostar $ 200, puede parecer una gran cantidad de dinero al principio, sin embargo, si lo convertimos en ciegas, entonces está apostando 40 BB con el potencial de ganar un bote de 150 BB. Esta forma de pensar simplifica el proceso de fanfarronear de muchas más formas de las que cree. Por ejemplo, nunca será un buen fanfarrón si asocia cada apuesta con dinero real y lo que puede comprar con eso. Esta línea de pensamiento te hará dudar y la vacilación es lo último que quieres cuando haces un farol. Necesita mostrar confianza y determinación. Si no está seguro o duda, sus oponentes sospecharán que está mintiendo y lo atraparán.

Si nota que su oponente puede dudar en poner mucho dinero en juego, entonces puede usarlo a su favor. Por ejemplo, un jugador que piensa constantemente en dinero real intentará evitar grandes llamadas. Este tipo de jugador es un objetivo primordial para los faroles.

2. Cuente una historia convincente

Una de las cosas más importantes de los faroles es la capacidad de contar una historia convincente a tus oponentes. Tus apuestas deben tener sentido. Cualquier jugador de póquer que sepa lo que está haciendo podrá darse cuenta de que la historia no se está acumulando y captará su farol y estará en problemas. Esta habilidad es posiblemente lo principal que distingue a un fanfarrón principiante de un experto.

Antes de lanzarse a un farol, piense en lo que va a representar. Necesitas hacer que otros jugadores piensen que tienes una mano determinada. Así que piense en esta mano y en cuándo tiene sentido apostar con estas cartas. Veamos una situación específica. Abres por debajo del arma y tu oponente paga desde la ciega grande, y el flop llega K K A. Ellos pasan y tú respondes con una apuesta. Después de eso, probablemente sepan que estás mintiendo y te suben. Eso es porque la historia simplemente no tenía mucho sentido. En una mesa así, tienes una ventaja de rango significativa y solo tienen unas pocas manos que no hacen 3-bet antes del flop y forman una combinación con cartas comunitarias.

Piensa siempre en la historia que intentas contar (y si tiene sentido lógico) y apégate a ella hasta la fase de ejecución de tu juego. Un buen ejemplo de farol es pasar en el turn que puede completar un proyecto de color con el propósito de volver a subir la apuesta de tu oponente. Este tipo de acción definitivamente pondrá a tus rivales en una situación difícil y los mantendrá adivinando. Especialmente, si sigues adelante con una apuesta en el river. Desafortunadamente, incluso si cuenta una historia perfecta con sus apuestas, algunos jugadores aún lo llamarán, solo porque odian retirarse. Sin embargo, si hace que sus faroles cuenten una historia convincente, no hay duda de que aumentarán significativamente su número de fichas a largo plazo.

3. Sea consciente de su lenguaje corporal

Aunque este consejo solo se puede usar en el póquer en vivo, es muy importante y vale la pena hablar de él en esta guía. No se puede negar que es bastante difícil controlar su lenguaje corporal, ya que la mayor parte se produce de forma involuntaria. Sin embargo, poder controlarlo es una herramienta muy poderosa a la hora de hacer un farol.

Las narraciones son una gran parte del póquer. Son los principales obsequios de los faroles. Si tiene demasiados informes, los jugadores podrán leerlo como un libro abierto. Si bien no se puede negar que deshacerse de sus señales es fácil, es posible. Si te tiemblan las manos y te cuesta controlar la respiración, lo primero que debes hacer es identificar que estas son tus señales. Ser consciente de su presencia en la mesa es el primer paso para aprender a hacer un farol con confianza. Trate de averiguar si su comportamiento cambia cuando hace un farol. Si nota estos cambios, elimínelos o contrólelos para su beneficio.

Fanfarronear es mentir, por lo que necesita saber cómo controlar sus reacciones. Uno de los indicios más extendidos es congelarse y quedarse en silencio de repente. Este es un claro indicio de fanfarronear. Debes tratar de mantenerte relajado, o al menos parecerles así a otros jugadores. Mantén tus movimientos sueltos y no hables demasiado, especialmente si eres un mal mentiroso. Una buena regla general es mantener una postura firme y buena. Eliminará algunos indicios y te hará lucir más seguro. También puede intentar mantener ambas manos juntas y cerca de la boca. Esto también eliminará algunos indicios reconocibles y ocultará sus manos temblorosas. Pero no olvide hacer las mismas cosas incluso cuando no esté fanfarroneando. De lo contrario, estas acciones en realidad le traerán más daño que bien.

4. Piense en la imagen de su mesa

Este consejo está un poco relacionado con el anterior. Mientras juega al póquer, también debe ser consciente de cómo los otros jugadores lo perciben a usted y sus acciones. Necesita crear una imagen de un jugador que es más que capaz de fanfarronear, pero que también puede mantenerse alejado de toda la acción si es necesario. Por ejemplo, si logras varios faroles seguidos, debes estar al tanto de lo que piensan los demás jugadores. Tus oponentes pueden comenzar a sospechar que faroleas todo el tiempo, por lo que es mejor hacer una pequeña pausa. Por otro lado, no siempre puedes controlar cómo fluye el juego. Por ejemplo, es posible que haya recibido cartas muertas y se haya mantenido alejado de toda la acción. Esto creará una imagen de rock para otros jugadores, que puedes usar para fanfarronear.

Considerándolo todo, es fundamental ponerse en el lugar de su oponente. Intente siempre pensar en qué tipo de imagen está creando en la mesa. Y cuando determine esta imagen, intente ajustar su estrategia para usarla a su favor. Después de todo, la rentabilidad de sus faroles puede depender de ello.

5. Aprenda cuándo fanfarronear

Otro consejo clave para fanfarronear es saber cuándo fanfarronear. En determinadas situaciones, es mejor evitar este arriesgado movimiento. Idealmente, deberías hacer un farol cuando juegues contra un oponente que probablemente se retirará o hará un farol. Necesitas aprender a elegir tus batallas. Desafortunadamente, no hay reglas concretas sobre cuándo hacer un farol. Especialmente cuando consideramos lo fluido que es el póquer. No puedes tener una estrategia y siempre ceñirte a ella. Necesitas aprender a adaptarte. La mayor parte proviene de jugar más y ganar más experiencia como resultado. Sin embargo, podemos delinear ciertas situaciones. Por ejemplo, no debes farolear contra jugadores que tienden a pagar todo el tiempo. También debe evitar farolear contra jugadores que se inclinan o cuando usted se inclina. Trate de farolear contra jugadores con stacks más cortos, ya que tienen menos margen de error. Sin embargo, no fanfarronee demasiado contra stacks súper cortos, ya que pueden ser bastante desesperados.

Como puede ver, aprender cuándo fanfarronear es bastante complejo y no hay reglas definidas ni obsequios. En general, las cartas de miedo son las mejores amigas de cualquier buen fanfarrón. Por ejemplo, las cartas superiores o las cartas que completan un proyecto obvio deberían brindarle una buena oportunidad para lograr un farol. Rara vez se encontrará en una situación en la que todo se alinee para que pueda hacer un farol exitoso. Pero estos consejos definitivamente te ayudarán a hacer una suposición fundamentada.

6. No fanfarronee en potenciómetros multidireccionales

Si observa los juegos de póquer profesional, notará que la mayoría de los faroles tienen lugar en situaciones de 1 contra 1 o incluso durante las partidas mano a mano. Es bastante raro ver a un jugador de póquer profesional tratando de engañar a dos o más oponentes. Debe recordar que con cada nuevo oponente, la probabilidad de que su farol tenga éxito disminuirá. Más jugadores significa que hay una mayor probabilidad de que alguien tenga una buena mano. Una excepción es cuando ves que no hay mucho interés en el bote, lo que significa que nadie está apostando. Pero esto también es bastante arriesgado.

7. Experimente con los tamaños de las apuestas

Una vez más, si presta atención a los juegos de póquer profesionales, notará que muchos buenos fanfarrones tienden a jugar con diferentes tamaños de apuesta para deshacerse de sus oponentes. Veamos un ejemplo para comprenderlo mejor. Tu oponente espera una apuesta normal de alrededor de la mitad del bote. Sin embargo, decide apostar una apuesta de gran tamaño de 1.2x del bote. Esto definitivamente pondrá a tu rival en territorio desconocido. Probablemente tenían un plan o estrategia en mente que necesitan cambiar ahora.

Saber cuánto apostar es una parte fundamental del póquer. Tus apuestas no pueden parecer demasiado débiles o demasiado construidas para tus rivales. Por ejemplo, no puede esperar que la gente se retire si solo apuesta el 15% del bote en el river. Cualquiera que tenga una mano fuerte te apostará o incluso te volverá a subir en esta situación. Por lo tanto, es mejor mantenerse alejado de las apuestas pequeñas cuando se intenta farolear. Simplemente no ofrecen mucho valor por su riesgo. Debes mantenerte comprometido y evitar tener miedo a las grandes apuestas. En el peor de los casos, cualquier oponente atento te sorprenderá faroleando una y otra vez.

Pero, una vez más, el póquer es un juego muy fluido e impredecible. Siempre hay espacio para experimentos y tu estilo de juego cambiará dependiendo de las alineaciones. Puede jugar con los tamaños de las apuestas contra jugadores recreativos que probablemente se perderán de su juego.

Pensamientos finales

No hay duda de que farolear en el póquer es una estrategia muy arriesgada. Sin embargo, es igualmente satisfactorio lograrlo. Es común que los jugadores de póquer principiantes piensen que los faroles deberían ocurrir a menudo en la mesa de póquer. Pero, como hemos comentado en el artículo anterior, es importante ser selectivo al momento de hacer un farol.

Si eres un principiante en el farol, debes tener mucho cuidado con él. No hace falta decir que los faroles de póquer se ven increíbles en los torneos en vivo y las películas, pero cuando se trata de su propio dinero, la historia es completamente diferente. Le recomendamos que practique el farol en apuestas más bajas y que poco a poco aumente su confianza y ascienda. Por supuesto, no siempre tendrás éxito. Pero, debes entender que el póquer se trata de progreso y ganancias a largo plazo.

Paradójicamente, no quiere ganarse la reputación de ser un buen fanfarrón. Los mejores bluffers son aquellos en los que no piensas como bluffers. Este tipo de jugadores son los más impredecibles y los más difíciles de enfrentar. En lugar de centrarse únicamente en los faroles, es mejor trabajar para convertirse en un mejor jugador de póquer en general y ganar más experiencia. Después de todo, los consejos que hemos discutido en este artículo solo se perfeccionarán con suficiente tiempo y práctica.

Los términos y condiciones aplican. Esta oferta es solo para nuevos clientes que
tengan al menos 18 años de edad. Si necesita ayuda con su cantidad de juego y siente
que algo va mal, visite begambleaware.com

Sobre el autor

¡Hola! Mi nombre es Stefano, y soy el más nuevo miembro del gran equipo YPD. Soy un aficionado del póker por lo que entiendo
las incertidumbres que pueden existir al momento de seleccionar una sala de póker, ¡Pero para eso estamos listos para darte pronta
respuesta y el mejor soporte para que alcances tus sueños de póker!

Últimos cambios

Los últimos cambios de la página “Cómo convertirse en un mejor fanático del póquer
se realizaron el 02. noviembre 2021 por Stefano

Author: editor

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *